¿QUÉ TIPO DE ACEITE LE PONGO?

    Si es importante la nutrición afectiva en el masaje infantil, puesto que es su objetivo, igual de importante es el vehículo a través del cual se transmite dicha nutrición. No es lo mismo que para hacer un viaje vayamos en un Seiscientos, que cojamos un BMW o un Mercedes, lo importante es el viaje pero el vehículo enriquece y favorece el trayecto.
 
    Es por esto que es tan importante el aceite utilizado, porque de la calidad del aceite va a depender que la transmisión sea más fluida, menos peligrosa para el bebé y más enriquecedora para ambos.

    Vivimos en unos tiempos en los que las multinacionales, que tienen el poder económico y cuya única preocupación es el dinero (no la salud, esto que quede claro), son las que intentan, y en la mayoría de los casos lo consiguen, monopolizar el mercado. Habitualmente no hay una conciencia de la importancia que tiene la publicidad en este aspecto. Y curiosamente suele cumplirse que los productos conocidos, gracias a la publicidad, suelen ser de una calidad media-baja que deja mucho que desear frente a otros menos conocidos publicitariamente hablando.

    Hay productos de una calidad excelente cuyos ambientes y canales de distribución son diferentes y mayoritariamente desconocidos. Esto se da para cualquier tipo de producto, ya sean complementos nutricionales, complejos vitamínicos, o detergentes ecológicos, limpiadores respetuosos con el medio ambiente, etc. Obviamente no podía ser menos para los aceites.

    La publicidad, de un modo inconsciente, hace que cuando hablemos de aceite directamente pensemos en el aceite Johnson, que curiosamente se nos vende publicitariamente como ideal para bebés, cuando no hay nada más lejos de la realidad.

    Hay que tener en cuenta que estamos tratando con bebés, aquellos cuya sensibilidad les ha permitido durante los meses de embarazo responder a los mandatos internos de sus madres, es decir a sus pensamientos y emociones, como ya expresaban el Dr. Thomas Verny y John Kelly allá por la década de los 80 del pasado siglo. Como se comprenderá, alguien cuya susceptibilidad le ha llevado a conocer y actuar en función de la sutileza de un pensamiento, ¿cómo no va a captar algo tan basto y grosero como el tipo de aceite?

    Hay que dejar claro que el aceite Johnson es un aceite de parafina líquida sintética, es decir, un aceite mineral producido en laboratorio, porque los aceites de parafina líquida natural se extraen del petróleo en las refinerías mediante procesos menos rentables. Los aceites minerales tienen ventajas como son que su precio es bajo y no se vuelven rancios (no se oxidan), pero conllevan un alto número de desventajas; desde que no tienen una vitalidad natural, propia de todo ser vivo, hasta que la piel no los absorbe (dejando una capa en la piel con la consecuente falta de transpiración) pasando por el hecho de que no son metabolizados por el cuerpo humano, con lo que su ingestión puede ser peligrosa al crear una capa en el sistema digestivo interfiriendo en la normal absorción de nutrientes.

    Dicho de otro modo, para las bisagras de las puertas el aceite mineral es estupendo, pero para el masaje de un niño que en cualquier momento se va a chupar el aceite de las manos, si no del pie, es peligroso y puede acarrear serios problemas.

    Es por todo esto, y muchas otras cosas que para no extenderme más no voy a citar, por lo que AEMI (Asociación Española de Masaje Infantil), consciente y responsable de todas estas situaciones, así como de otras implicaciones éticas, "recomienda que se realice el masaje a los bebés con aceites de alta calidad (preferentemente de origen biológico), sin olor y vegetales prensados en frío".

    Por otro lado, los aceites vegetales no esenciales gozan, como contraposición, de la vitalidad que les corresponde, así como de la completa tranquilidad de que son perfectamente asimilables (absorbidos y metabolizados) por el organismo humano, ya sea por el sistema digestivo como a través de la piel. Y aunque habitualmente se sugieren los aceites de almendras dulces y el de sésamo, también se pueden usar el de oliva, girasol, onagra (recomendado para pieles atópicas), etc.

    Por último, agregar que, además de servir de vehículo en la nutrición afectiva, los aceites vegetales tienen propiedades, tanto hidratantes como las que conlleven la semilla o fruto de la planta de la que son extraídos.

Comentarios

  1. Muy interesante esta cuestión de los aceites con respecto a la globalización de la mayoría de las multinacionales. Es increíble cómo juegan con la salud de todos nosotros.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA IMPORTANCIA DEL TACTO

CURSO DE FORMACIÓN DE EDUCADORES DE MASAJE INFANTIL